Familiares y vecinos de Thiago se acercaron a la finca a montar un santuario, pero un grupo fue acusado de destrozar parte del lugar con mazas y barretas.

Se manifestaron frente a la Dirección de Niñez donde pidieron la renuncia de sus integrantes al considerar que no actuaron ante las denuncias previas. También protestaron en la Municipalidad y en la Fiscalía donde insistieron con el pedido de detención para la madre del menor. “Nadie hizo nada, a Thiago lo dejaron solo”, se quejaron.

Familiares y vecinos de Thiago Fleitas, de dos años, volvieron a salir a la calle. Realizaron un escrache en la puerta de la casa de la madre del menor. Piden que la mujer también sea detenida. Realizaron pintadas en la puerta de acceso y apedrearon la vivienda. Más tarde, trasladaron la protesta a la Ruta 25.

Pamela Palacios lo hizo en la Comisaría de la Mujer. No quedó detenida y será sometida a una evaluación psicológica. El hombre, Ariel Farías, quien está imputado por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado y homicidio» dijo ser inocente.

Francisco Sánchez, legislador por Neuquén, anticipó que presentará la iniciativa para ser aplicada «en casos aberrantes como el de Thiago». «Monstruos como estos asesinos, no deben tener muchos defensores», enfatizó.

Por el caso ya fue aprehendido el padrastro, pero allegados a la víctima, de 2 años, aseguran que la progenitora también es responsable. El nene presentaba golpes, signos de abuso y quemaduras. Realizaron una protesta en Ruta 25 y Panamericana.  

Te puede interesar Política

No Internet Connection