Lunes, 22 Marzo 2021 20:00

Declararon la madre y el padrastro del nene asesinado a golpes

Pamela Palacios lo hizo en la Comisaría de la Mujer. No quedó detenida y será sometida a una evaluación psicológica. El hombre, Ariel Farías, quien está imputado por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado y homicidio» dijo ser inocente.

La madre y el padrastro de Thiago Fleitas, el nene de dos años abusado y asesinado a golpes, declararon ante la Justicia.

 

Pamela Palacios lo hizo este lunes en las instalaciones de la Comisaría de la Mujer, y por el momento no quedará detenida, tal como lo piden familiares del niño quienes la señalan como coresponsable del fallecimiento del menor.

 

Los investigadores intentan establecer si la mujer tenía conocimiento de las agresiones a las que era sometido su hijo, y que quedaron acreditadas con la autopsia que se le practicó al cuerpo del menor.

 

Por el momento, Palacios se encuentra en la casa de un familiar y será sometida a una evaluación psicológica. En la tarde de este lunes, el domicilio donde se aloja la mujer fue centro de un escrache que llevaron adelante familiares del niño.


Por otro lado, el padrastro del niño, Ariel Farías, quedó imputado por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra una menor de 18 años y por la situación de convivencia en concurso real con homicidio”.


En la causa intervienen las Fiscalías N°2 a cargo del Dr. Andrés Quintana y la Especializada en Violencia de Género, a cargo de Carolina Carballido.


Ambos fiscales indagaron ayer a Farías, a través de la plataforma Zoom, y si bien su defensor le había aconsejado negarse a declarar, quiso dar su versión y se manifestó inocente de los cargos por los que lo acusan.

Una fuente judicial indicó a la Agencia Télam que en su descargo Farías “negó los hechos, dijo que nunca se quedaba solo con el menor, que no era un enfermo mental que le haga esas cosas a un niño, que ayudaba a criarlo y que el lunes el nene se quedó en la casa de la abuela, sugiriendo que quizás allí pudieron haberle ocasionado el golpe que le causó la hemorragia durante varios días”.


Según la misma fuente, el imputado también se quiso desligar del abuso de vieja data con la excusa de que estuvo 25 días preso por “encubrimiento” en General Rodríguez y que salió en libertad el mes pasado, por lo que los fiscales ya solicitaron un informe de antecedentes para constatar si existe esa causa y para verificar las fechas de esa supuesta detención.


Los fiscales también constataron que el padre biológico del niño está detenido y ordenaron la revisión médica de las otras dos hermanas del nene fallecido, dos niñas de 5 y 8 años, que de acuerdo a las constancias no tenían ninguna lesión ni signo de abuso.


Los voceros revelaron que para Quintana y Carballido la causa está en pleno trámite y por ello, al margen de la detención del padrastro, se investiga también a otros miembros del entorno del niño, incluso su propia madre, ante la posibilidad de que estuviera al tanto de los maltratos que sufría su hijo y no los denunciara.

 

Thiago murió el pasado viernes luego de haberse desvanecido en su casa del barrio San Alejo, en Pilar.


Palacios y Farías lo llevaron al hospital y, según indicó el abuelo del nene, «dijeron que se había ahogado con la comida».

 

Los médicos intentaron reanimarlo en varias oportunidades, pero el nene finalmente falleció debido a una hemorragia interna producto de un golpe en el estómago.

 

Al ser atendido, los profesionales detectaron que Thiago presentaba quemaduras y signos de abuso sexual, por lo que dieron inmediata intervención a la policía.


Posteriormente, los médicos forenses del Cuerpo Médico de San Isidro realizaron la autopsia y le informaron al fiscal que la causa de muerte del niño era una “hemorragia introabdominal por desgarro traumático de mesocolón”.


Según detallaron las fuentes, esa hermorragia databa de tres días y fue producida por un fuerte golpe que el niño había recibido en el abdomen.


Pero además, los forenses descubrieron que el menor tenía signos de haber sido víctima de abuso sexual en un período de entre 7 y 45 días antes de su fallecimiento y también algunas lesiones de quemaduras de vieja data en distintas partes de su cuerpo.

 

El caso desató la bronca de los vecinos y la familia del niño quienes indicaron que hay registros de denuncias previas donde se dio aviso de que el menor sufría maltratos y abusos, y mostraron su indignación ante la falta de respuestas que hubiesen podido evitar el fatal desenlace.

 

Te puede interesar Policiales

No Internet Connection