Viernes, 19 Agosto 2022 15:23

5 Estrategias para fomentar hábitos de estudio y autonomía en niños

Desde casa, es factible acompañarlos en ese importante camino a partir de acciones muy sencillas.

Uno de los desafíos más importantes, tanto para docentes como para las familias, es que los niños logren cierta autonomía en su proceso educativo. Al comienzo, todos necesitan una guía permanente, pero con el paso del tiempo deben ir construyendo sus propias herramientas.
Por supuesto, se trata de un objetivo a largo plazo, en el cual aparecerán múltiples obstáculos. Pero es seguro que los frutos de desarrollar hábitos sólidos son muy valiosos para cualquier estudiante. Desde casa, podemos acompañarlos en este camino tan importante, a partir de algunas acciones muy sencillas.

En esta nota, compartimos algunas de estas estrategias para fomentar hábitos y autonomía en nuestros niños.

1. Sentar bases sólidas
Algunos temas pueden resultar muy desafiantes para los niños, y necesitan que desde casa se vuelva a ver el tema desde cero. Es muy común el acompañamiento para aprender a escribir, para comprender los números, la geometría, los verbos o el análisis de oraciones.
En estos casos, podemos recurrir a páginas especializadas en educación, que contienen explicaciones didácticas sobre múltiples temas. El niño aprende solo con Tutorela, una plataforma educativa que ofrece explicaciones claras, precisas, con ejemplos que acompañan el aprendizaje.

2. Hacer un seguimiento metódico del proceso de aprendizaje
Para llegar a alcanzar niveles de autonomía, primero tenemos que ayudar a los niños a organizarse. Para ello, debemos mostrarles cómo, ofrecerles herramientas como un cuaderno en el que practiquen los temas más difíciles.
También es importante que se acostumbren a repasar y a buscar modos de ejercitar y autoevaluarse. Por ejemplo, para quienes les cuestan los números, el canal YouTube de Tutorela tiene excelentes videos de matemáticas. Es un buen recurso para chequear conocimientos y sacarse dudas.

3. Controlar carpetas periódicamente
La cantidad de materias y contenidos puede llegar a marear a los niños, por lo menos al comienzo. Por ello es recomendable sentarse a diario con ellos a revisar qué aprendieron, si tienen tareas, si deben llevar algún material extra.
La idea es que de a poco se acostumbren a revisar el camino recorrido, para fortalecer lo que están aprendiendo. También pueden usar el momento para repasar, sacarse dudas, y plantear dificultades.

4. Agenda escolar
Una gran aliada de la autonomía es la agenda, en la que deben anotar acontecimientos importantes, tareas, y pruebas. En los primeros años, hacemos esta tarea juntos, mientras los niños aprenden a orientarse con el tiempo y con sus responsabilidades escolares.
La idea es que la agenda sea una herramienta que usen para sus recordatorios. Podemos incentivarlos a usarla con colores y stickers que hagan más divertido el hábito de organizarse.

5. Garantizar espacio y tiempo de estudio
Por último, pero no menos importante, es fundamental que garanticemos que los niños tengan en casa un lugar tranquilo en el que puedan estudiar y hacer sus tareas.
También debemos asegurarnos de que construyan el hábito de sentarse por lo menos una hora al día para dedicarse a la escuela. Si tienen tareas, pueden hacerlas en ese momento, si no, pueden usar el tiempo para repasar o hacer agenda.

 

Te puede interesar Sociedad

Camioneros - Banner
No Internet Connection