Miércoles, 22 Diciembre 2021 21:28

Joven insiste en el reclamo para que prepaga se haga cargo de su rehabilitación

El periodista Luciano Gómez fue intervenido para mejorar su marcha por la discapacidad que tiene, pero sigue denunciando que Medifé no le autoriza las terapias domiciliarias ni le envía los elementos necesarios. Las dilaciones ponen en riesgo su recuperación.  

A casi un mes de su operación, el periodista derquino Luciano Gómez sigue peleando para que la prepaga Medifé se haga cargo de su recuperación.

Gómez fue intervenido el pasado 29 de noviembre. por una discapacidad motriz que tiene como secuela de haber nacido prematuro -5 meses de gestación-. Y se operó con el objeto de mejorar su cuadro y poder seguir caminando con bastones canadienses.


Le realizaron una osteotomía de tibia en la pierna derecha y se le cortó el gemelo para poder alinearle el pie dado que, producto de la espasticidad - tiene los músculos con un tono muy alto- realizaba la descarga sobre el tobillo.


La cirugía fue un éxito. Salió de acuerdo a lo planeado. Pero los buenos resultados del procedimiento están en peligro, porque la prepaga Medifé, denuncia el damnificado, no le brinda los profesionales y los elementos para que pueda realizar la rehabilitación en su domicilio, ya que por su estado, tras la intervención, le es muy complicado trasladarse.


Gómez relató que desde que le dieron el alta, el jueves 2 de diciembre, la prepaga no le envía la cama ortopédica que necesita para mantener el pie en alto y evitar el dolor, el kinesiólogo a domicilio que le haga movilidad pasiva y magneto terapia para que suelden los huesos, ya que el procedimiento le fracturó la tibia en dos.

A eso se le suma un suplemento para la silla de ruedas que le permita desplazarse y no estar todo el tiempo acostado.

"Me operé el 29 por la tarde, no me querían dar de alta hasta que mi casa esté preparada, porque es una cirugía donde tengo que evitar hacer cualquier tipo de esfuerzo, pero ante el riesgo de un virus intrahospitalarios o el covid decidieron enviarme a mi casa, por eso pedí una cama ortopédica mecánica. La primera receta la mandamos el 2 de diciembre, el 7 la rechazan porque dice que la cama no dice que era mecánica, lo que era real, porque yo no estaba en condiciones de ver una receta. Corregimos la receta, donde pedimos que sea con colchón. El 12 me llamaron de la ortopedia y me dicen que la cama autorizada es  manual y sin colchón", contó Gómez a Pilar de Todos.

"Pedimos además kinesiología; porque si no haga kinesiología la operación puede no tener sentido. Le digo al prestador qué tipo de equipos necesito, como por ejemplo magneto terapia, pero Medifé hizo mal la autorización. La orden del médico dice magneto terapia y la autorización de Medifé no incluye elementos de rehabilitación, por eso el kinesiólogo no pudo venir. Todo fue vuelto a solicitar, pero pese a que dicen que se trata de un tema urgente, que en 72 horas se resuelve, no obtengo respuestas a casi un mes de haberme operado. Lo único que me dicen es que todo está en evaluación. Tuve varias cirugías antes y es la primera vez que no tengo nada para recuperarme, a casi un mes de haberme operado", insistió Gómez.

 

Te puede interesar Salud

No Internet Connection