Imprimir esta página
Martes, 30 Abril 2019 22:48

"LA JUVENTUD PERONISTA NO SE VENDE"

Imitando a su jefe político Mauricio Macri, quien llegó al gobierno y concretó una formidable estafa electoral llevando adelante políticas opuestas a lo que habían sido sus promesas de campaña, Nicolás Ducoté apela a la más baja herramienta política: el engaño.

Incapaz de generar adhesiones entre los Pilarenses producto de una gestión que no logra dar respuestas a los vecinos en las cuestiones más elementales, el Intendente elige mentirle al pueblo inventándose un disfraz peronista.

Para ello recurre desde el comienzo de su mandato a alianzas (financiamiento) con viejos actores y estructuras a las que prometía combatir. Es que teniendo todo para renovar y calificar la política (no viene de militancia en espacios tradicionales, no está en riesgo su gobernabilidad y tiene alineados a los gobiernos nacional y provincial) Ducoté eligió y elige mantener a parte de lo peor de la política. A aquellos que están en el negocio y no en la transformación de la patria.

El peronismo no es ni será nunca un proyecto local sino un movimiento de liberación nacional. En la acción política la escala de valores de todo peronista es “primero la patria”, como indica nuestra doctrina. Y entre los deberes del militante peronista que nos legara Juan Perón, siempre hemos comprendido que debemos “votar la lista completa del Partido en las elecciones nacionales, provinciales y municipales, aunque cueste un sacrificio, velando por el progreso y el bienestar de la Nación”, como así también “construir la disciplina partidaria”. Aunque propios y ajenos muchas veces lo desconozcan.

Ducoté además de ser un pésimo gestor, es uno de los intendentes que forma parte de las bases de sustentación de Macri y Vidal, y jamás alzó su voz para defender a sus mandantes, los Pilarenses, frente a tantas políticas que nos lastiman.

No ignoramos que muchas de estas cosas también ocurren por el ninguneo que sufren las y los jóvenes en nuestro propio espacio político, en especial los cuadros de la política a quienes se los invita a entregar volantes eternamente o irse a sus casas, pero nunca a seguir creciendo. Los lugares de la juventud quedan siempre reservados para mayores de treinta años o para paracaidistas de confianza o familiares de quien tiene el poder y piensa en sus intereses en lugar del movimiento que es lo que nos trasciende a todos. Pero tenemos en claro que se juega para los compañeros y que las discusiones secundarias las damos en casa. Y ningún destrato o desorden interno nos llevaran jamás a jugar otro partido que no sea el de la felicidad de nuestro pueblo y la grandeza de nuestra nación.

Las y los jóvenes del peronismo no entramos en su burda provocación. Lo que nos revuelve las tripas son las políticas de saqueo que su alianza política lleva adelante hambreando al pueblo argentino e hipotecando nuestro futuro.

El pilarense no come vidrio y su respuesta llegará en octubre, cuando en una paliza histórica condene a quienes pretenden subestimarlo con lucecitas montadas para escena.

El pueblo argentino conoce muy bien las tres banderas que identifican al movimiento nacional justicialista: la independencia económica, la soberanía política y la justicia social. Y sabe que quienes hoy gobiernan la Argentina, la Provincia de Buenos Aires y Pilar, representan el espejo inverso: la dependencia, la entrega y la exclusión social.

Por más disfraces que se ponga, la Alianza Cambiemos es y será sinónimo de endeudamiento, encarecimiento de los alimentos, distribución regresiva del ingreso, represión, persecución política, tarifazos, ajuste, recorte de medicamentos y pensiones, evasión, bicicleta financiera, devaluación, fuga de capitales, baja de salarios, despidos, desindustrialización… un real saqueo del Estado.

Quienes formamos parte de la Juventud Peronista somos herederos de una gloriosa historia de resistencia, lucha popular y convicciones. Por eso tenemos muy en claro aquellas palabras de Cacho El Kadri que decía que “ganaremos cada vez que algún joven sepa que no todo se compra ni se vende y sienta ganas de querer cambiar el mundo”.

Aunque se mueran de ganas de apropiarse de tan heroica historia, la Juventud Peronista pertenece al pueblo argentino y no va a levantar jamás su mano para convalidar este modelo neo – colonial, de hambre y despojo que representa la Alianza Cambiemos de Macri, Vidal y Ducoté.

Desde esta Secretaría que representa a los miles de afiliados sub-30 del Justicialismo que conforman la rama de la juventud o “la juventud peronista” llamamos a las cosas por su nombre: DUCOTÉ ESTAFADOR.

Ni aliados ni funcionales: adversarios de los enemigos del pueblo.

 

 

 

JUVENTUD PERONISTA PILAR